How to save & take care of a kitten and feral cats - an advocacy tool kit

Solo los hechos: Gatos comunitarios

| En Español, Trap-Neuter-Return
Download: PDF

Los gatos comunitarios son gatos sin dueño que viven al aire libre.

Los gatos comunitarios viven al aire libre; prácticamente en cualquier entorno de cada continente donde vivan personas. Al igual que los gatos caseros, pertenecen a la especie de gatos domésticos (Felis catus). Sin embargo, los gatos comunitarios, también conocidos como gatos ferales o callejeros, por lo general no socializan ni son amigables con la gente. Llevan una vida plena y sana con sus familias felinas, llamadas colonias, en sus hogares al aire libre.

Los gatos comunitarios viven bien en sus hogares al aire libre.

No es nada nuevo que los gatos vivan al aire libre junto a las personas. No fue sino hasta finales de la década de 1940 con la invención de la arena para gatos que algunos gatos empezaron a vivir exclusivamente dentro de los hogares. Sin embargo, los gatos comunitarios se encuentran realmente en su hogar al aire libre.

Los gatos comunitarios son sanos.

Los gatos comunitarios están acostumbrados a vivir al aire libre, y por naturaleza tienen la habilidad de encontrar refugio y comida por sí mismos. Las investigaciones demuestran que los gatos comunitarios son tan saludables como los gatos caseros, con tasas de enfermedad igualmente bajas. Los gatos comunitarios también pueden vivir tanto tiempo como los gatos caseros.

Los gatos comunitarios son miembros inofensivos de la sociedad.

Los gatos comunitarios no son una amenaza para la salud pública. La probabilidad de que transmitan enfermedades es mínima, ya que por lo general no son amigables con la gente y evitan el contacto. Es mucho más probable que contraigas una enfermedad contagiosa de alguien que está formado en el supermercado a tu lado que de un gato.

Gatos comunitarios

Los gatos comunitarios tienen un lugar en el ambiente natural.

Los gatos han coexistido con la vida silvestre al aire libre desde hace miles de años. Los estudios científicos demuestran que los gatos son parte de nuestro ecosistema natural y que no tienen un efecto significativo sobre la población de animales silvestres. Como amantes de los animales, queremos lo mejor para todos los animales. Esto significa que debemos combatir la verdadera amenaza para la vida silvestre, que incluye a las aves: las acciones dirigidas por los humanos, como la destrucción de los hábitats, la contaminación y el cambio climático.

Los gatos comunitarios no pueden vivir encerrados.

Como no están socializados, los gatos comunitarios no pueden vivir en ambientes cerrados con personas y, por lo tanto, no se pueden adoptar. No se debe llevar a los gatos comunitarios a refugios. A nivel nacional, más del 70 por ciento de los gatos que están en refugios son sacrificados. Ese número se eleva prácticamente al 100 por ciento para los gatos comunitarios. La única estrategia humana y efectiva para los gatos comunitarios es atrapar, esterilizar y regresar (Trap-Neuter- Return, TNR). El número de comunidades y refugios que adoptan el programa TNR a través de sus propios programas, como refugiar, esterilizar y regresar (Shelter-Neuter-Return, SNR) y regresar al campo (Return to Field, RTF), va en aumento.

TNR ayuda a los gatos y a la comunidad.

En un programa TNR, se atrapa a los gatos comunitarios de una manera humana, se llevan con un veterinario para esterilizarlos, vacunarlos y removerles la punta de la oreja (la señal universal de que un gato ha sido parte del programa TNR), y luego se regresan a sus hogares al aire libre. TNR mejora la vida de los gatos, y proporciona a las comunidades una manera humana, efectiva y colaborativa para coexistir con los gatos.

Los gatos comunitarios necesitan tu ayuda.

¡Tú tienes el poder de salvar a los gatos! Juntos, podemos combatir las ideas falsas y las amenazas que le cuestan la vida a los gatos comunitarios. Obtén más información en alleycat.org/CommunityCats.